14 febrero, 2018

BUKOWS: KILL ME

Llegué bien tarde a la fiesta sucia del realismo porque anoche terminé de leer mi primer Bukowski: el universo y sus extrañas y misteriosas formas de coincidir Valentine's con el final del libro más frío.

Pinche perro de la chingada. Women hizo conmigo lo que pocos: me agarró desde página uno pero me causó una necesidad inmediata de pausar los capítulos e intercalarlos con otros libros (10, para ser exactos). Me pasó que no quería terminarlo y entre más avanzaba menos quería seguir con la historia.

Chinaski -el alter ego de Bukowski- era un enfermo misógino e insaciable sexual que chupó la energía de las chicas que conoció y se aprovechó de una manera despiadada y descarada de su fama de escritor para darle vuelo a la hilacha (obviamente, cualquiera lo hubiera hecho). El Matusalén yankee que siempre estaba intoxicado y caliente que a pesar de ser feo como su chingada se dió el lujo de tratar de la verga a las viejas de su vida e inexplicablemente siempre tenía un culito en su cama.

Es muy bizarro que al mismo tiempo que detesto todo lo que su persona representa, no hubo poder humano que me hiciera detenerme al leerle pero es que entre la intriga de descubrir el dark side viril, la curiosidad de conocer aventuras de la vida del propio Charles y sobre todo la escritura tan casual, sin filtros, natural y fluída de Bukowski:  acabé por justificar, aplaudir y admirar no a CB pero sí a su escritura que son un retrato desnudo de su alma.

Esta lectura por primera vez me hizo separar al escritor de su obra y tratar a cada uno como se merece.

Con este libro también me dí cuenta que me molestó muchísimo que el personaje fuera un alcohólico  porque una parte de mi que no se ha rendido a la enfermedad sigue enojada por la frustración. Leerle me removió la ilusión de poder tomar como la gente normal, pero el problema es ese, que no tomaría como el resto, más bien me atascaría como Bukowski.

Ya no se cuantos años tengo sin pistear. Son chingos. Creo que esta chingón que no los cuento. Son siete u ocho, no sé. En teoría menos, porque en algún momento si pistié (recaimán, dirían los de doble a) pero no considero que tomar un día sin ponerte hasta atrás pueda ser considerado como volver a tomar. A pesar de tanto tiempo de sobriedad, la envidia que le tengo a CB es porque logró convertir la mierda en literatura y esto plantó una duda existencial en mi vida al cuestionarme si yo hubiera hecho lo mismo con mi tomada (probablemente no y no quiero averiguarlo).

Otra cosa increíble que me causó este libro es que me clavé al pasado porque me trae memorias de  todas las veces en las que en la fiesta  cuando estaba hasta atrás, agarraba lo que tuviera enfrente para ponerme a escribir: servilletas, cuadernos, sobres, revistas, you name it  (porque claro, mi época de catarrina coincide con la ausencia del computador como medio de escritura).

Bukows killed my dreams, my memories and my future. Genius.

07 febrero, 2018

330-30-70


Fui con Fritz a Prom 2004. Todas las películas que vea desde ese día hasta que muera (desde Mean girls hasta Lady bird) van a estar relacionadas a ese bato ¿qué loco, no? escoges a una persona para que te marque la existencia y tienes que vivir el resto de tu vida con esa decisión.

No es queja, digo, a mi me fue con madre con ese wey. 

¿Por donde empiezo? Con decir que cumple todo el estereotipo yankee. Güero, obvio, pero no tan güero porque ojos café y pelo castaño. Preppy en todo la extensión de la palabra.. Católico, juega tenis desde siempre y actor principal en el club de teatro (canta bien cabrón entonces musicales y todo el pedo). Golf, obviamente. Camisa polo y caquis.  Volvo en la cochera familiar. Laguito en el patio de su casa: digo, vive en Michigan y hay mil lagos en el estado, claro que tenía que tener uno en su casa ¿no?. Nacido en el '87, which means: un año menor que yo. No toma, no fuma, no se droga. Look at me, I’m Sandy Dee versión masculina pero sin ser puñetas porque Fritty (siempre me ha parecido jotísimo su apodo de apodo) es medianamente popular y bueno, el cabrón que tiene el mejor promedio de su generación. Brains yes.

¿Sigo hablando del wey que me tripero a los 17 y en mis pedas a los 19 le seguía haciendo drunk dials?

Me llegó en Juanita’s, el único restaurante mexicano de Kalamazoo (que qué chingaos comida mexicana, era una mentada de madre a nuestra gastronomía). Me hice amiga de sus amigos y me olvidé de mis befos punketos. Y de la weed. Y de la española. Y de mi host sister y nuestras sneakeadas de las madrugadas. Me olvide de todo y todos porque realmente estaba muy empelotada. Estábamos.

Con prom empecé este relato y a prom me dirijo: pasó por mí en una limo que rentó con sus amigos, se bajó, tocó el timbre, sacó el bouquet que se pone de pulsera la morra y yo le tenía su prendedor floral matcheado. Nos tomaron la foto oficial al lado de la chimenea. 

Mi vestido color hueso ultra embarrado y extra brilloso raspaba chingos: textura y relieve en tela y al contacto con el cuerpo raspa. Raspa las axilas, los brazos y a cualquier parte del cuerpo humano que frote con la prenda. Frederick estaba rojo camarón porque pasó todo el día en el campo de golf y no se puso cachucha ni bloqueador y aunque arruinó todas las fotos, yo era la morra más pinche feliz del mundo. 

Fuimos primero a un restaurante asiático que era frepísimo y cuya reservasión se hizo probablemente antes de que yo pisara Michigan por primra vez.  Despues de la cena fuimos al prom y es todo lo que ven en tele: música de niggaz, morras consus mejores garras, vatos con la calentura a full porque seguro ese día les dan las nalgas y profes disque cuidando a la chaviza.

Para el after Davenport puso casa , bueno caserón. Jardinsotes, hot tubs, alberca, billar, tv room y todo lo que se te ocurra agregarle.  Davenport fue la que me hizo date con Fritz porque corríamos juntas en track and field y en cross country y de ahí medio que nos llevábamos. Me acuerdo perfecto que después de entrenar tenis, el chico iba a vernos entrenar a la pista y ahí surgió todo.

Ok, el after. Claro que había pisto pero la neta ni tomé: con El Amor, me olvidé de los vicios, incluído el cigarro. Sex: no, no perdí mi virginidad, eso hubiera rozado en lo más chiché y yuvieron que pasar muchos años para que eso pasara. Ni siquiera es como que me depile “por si se pasa o algo pasa”. Puedes sacar a la chica del rancho pero el rancho nuca sale de la chica. Las monjas hicieron bien su jale y no habría podido haber poder humano ni divino que me convenciera de coger. Así que nada de action y como estaba frente a un To good to be true, Is this guy real? etc ni me intenseo ni se maltripeo. Lo que sí es que sus amigos hicieron una apuesta de que a ver si lograba que the hot mexican exchange student aflojaraa.

Prom fue mayo. En  junio su cumple y al mes protagonizamos la escena dramática más insólita de toda la historia del aerupuerto de Kzoo: ya saben, mi mano y su mano divididas por el vidrio, guardias, maletas, lágrimas y mucho dolor adolescente. Nos despediríamos “por unos meses”  pero claro que ya pasaron años. Catorce años. no nos volvimos a ver. Hace unos meses le dio anillo a su noviasiática Cat Chang y probablemente nunca lo vuelva a ver en mi vida. No es como que me importa, pero hubo un día que fue todo y eso ha de significar algo.

¿Que es lo que más recuerdo de el?
Su número de celular :
 330 30 70. 





02 febrero, 2018

ASFIXIA

Tercera chillada del año patrocinada aparentemente por el ataque de asma de Marcelo.

Llegó a rastras doblado de impotencia por no poder respirar mientras pedía su inhalador. Ni siquiera gritaba (dah, pos claro, ¿cómo va a gritar si no tiene aire en los pulmones?) pero no era necesario oír gritos para saber que estaba rompiéndose.

Noté que no quería llamar la atención y minimizaba su dolor diciendo que estaba bien.

Enfermería cerrada y Sandra extraviada. ¿Sabes lo que signigica para tu cuerpo y mente desorientado que tengas en tu poder la responsabilidad de encontrar a esa mujer a como diera lugar en el tiempo más corto existente? Estamos hablando de alrededor de 32 salones (sin contar cafetería, gimnasio, canchas, baños, oficinas).

¿POR DÓNDE SE EMPIEZA, VERGAS?

Con un "esta en Casa de Niños". Eso simplifica mi búsqueda a 4 salones. Primer salón: no esta aquí. Segundo salón: por telefóno ya la habían localizado.

Córrele, pero córrele pendeja.

Sólo Ana con Marcelo. Y ábrete sésamo.

No se lo dieron, él lo agarra. Sacó un dispositivo móvil azul bicolor compuesto de tres parte: la capa, la tapa y el cilindro de metal con medicamento.

Quita tapón. Agita. Abre su boca e introduce el aparato en ella. Presiona. Inhala. Inhala. Repite tres veces.Calma instantánea.

Y lo entiendes perfecto porque para ti darle ese jalón produce el mismo efecto sólo que no en tus bronquios sino en tu chompeta.

Pero a ver, no fue el susto de la asfixia infantil, por supuesto que no fue eso: fue la ametralladora de memorias y emociones disparadas por ligar el acontecimiento con el asma de mi papá.

Es increíble poder detectar en el preciso momento la fuente de tu dolor. Y es tan claro: lo extrañé muchísimo y sentí el dolor y miedo que sufrió cuando estaba chiquito y eso me llenó de una infinita tristeza. Me dolió no tenerlo todos los días en mi vida. Lo extrañé en esos episodios tan esporádicos pero que son solo los puedo relacionar con el: lucha asmal.

Y el inhalador que viste toda tu vida. Lo sigues viendo en algún cajón olvidado. Y recuerdas la su alivio producto de poder respirar. Recuerdas que su cáncer fue de pulmón y no dejas de culpar a su tristeza y a la respiración. Miedo de carecer amor y al mismo tiempo, incapaz de recibirlo. La rebelión interior de no aceptar aire. No querer nada de afuera, aunque eso me lleve a la muerte. La tristeza más inmensa en la primera infancia: huérfano de padre. Dependencia represiva con la madre.

Mi mecanismo de defensa fue correr al baño a dejar correr las lágrimas. Berrear sentada en la taza del baño no funcionó. Sentarme en el banquito de la enfermería con Sandra y hacer catarsis de mis emociones fue la mejor de las estrategias. Ella no sólo conocía a mi papá, habían trabajado en muchísimas ocasiones. La enfermera y el doctor. Y se cura también esa parte que no perdoné por tantos años. Porque cara a cara con ella, todo tuvo sentido. Respondió con lágrimas y el abrazo selló nuestra complicidad.

Quedó sí, una marcada resaca emocional tan parecida al día de hoy: frío y húmedo por las esporádicas lluvias. Y me clarísimo también que mi breve estadía en el Boulevard de los Sueños Rotos fue una gran revelación porque así me doy cuenta que no se está tan mal en la Calle Melancolía y aunque no vivo en el siete, no es el Bule.

01 febrero, 2018

PITOLOTA

"Te mato con una pitolota"
Alejandro G. Y., 2010

Para ellas la felicidad es algo efímero, momentáneo, express, mínimo, breve y fugaz, tal cual como cuando terminas de disparar una pistola y todavía te queda la mano con pólvora y se siente caliente. Caliente el cuerpo propio, la mano, la pistola, el cuerpo del otro. Euforia après de apretar el gatillo.

Para mí es más como cuando la calientas de tanto que la traes contigo. A la pistola, no al morro. O bueno, también. Pero es eso, justo eso de dormir con la pistola abajo de tu almohada por ejemplo. Ese calentarla con tu cabeza diariamente todas las noches. Calentarla con tu temperatura corporal porque no la despegas ningún momento de tu cuerpo. Artefacto de poder. Tranquilidad de saber que en cualquier momento puedes atacar  a matar o acabar con tu vida. Esa bala siempre lista, siempre ardiente. Y el arma se vuelve uno más de tus órganos vitales.

El arma no es precisamente plomo, pólvora, acero. La pistola caliente es sexo, dios, comida, droga, música, amor, celular, trabajo, juego. You name it.

Para Lennon, Yoko Ono. Ella era la seguridad que produce el revólver: protección, refugio, cuidado, poder.

Por donde la veas es una canción bien pinche romántica. Y sí, es un título para un libro apasionadamente enamorado (y sí, el primero de mi no_vio).


20 enero, 2018

LA INDEPENDEJA LEVANTADA

Mujer, despampanante en baño de oro, con alas grandes, que semidesnuda baila en un pie, mientras sostiene una corona de oliva que asemeja un pandero. Esa, es la Independencia mexicana. Esa, soy yo. no soy tan seria como aparenta mi rostro. Basta con verme las tetas de fuera para darte cuenta que soy bastante relajada. Tanto, que a veces me dan ganas de que se me caiga la túnica que apenas me cubre para ver qué cara ponen los chilangos y cuantos accidentes provoco. Pienso en ese momento, e imagino mi nombre inmortalizado eternamente como: “el Ángel de México, la Encueratriz de América”.
Siempre he querido estar más arriba, para esconderme entre las nubes o espantar a los aviones. O al ras de suelo para sentirme parte de las celebraciones; es horrible ser el punto de reunión y no poder camuflarme entre las personas. Vivir por encima de todo y ver pasar la vida, las gentes y sus historias mientras yo sigo empotrada desde hace tantos años, petrificada, siempre con la mirada fija en una puta avenida malditamente infinita. En las alturas, pacheca, mis ojos rojos se esconden bajo las capas doradas que cubren mi rostro.
He llegado a odiar las pinches manifestaciones igual que a los presidentes. Este trabajo es bastante cansado y de güeva. Me pone muy mal que vengan a tomarse fotos las quinceañeras, novios, graduados, casados, estudiantes, turistas, enamorados, pero si hay algo que en verdad me emputa es que los fanáticos del fut vengan a festejar sus campeonatos.
Al chile, lo único que disfruto de verdad es ser parte del festejo y el triunfo de una medalla de oro olímpica; cuando los puñetas vienen aquí con sus medallitas de bronce, o un quinto, cuarto lugar, me dan ganas de hacer mis alas funcionar y largarme a la chingada de aquí. 
Vivo en el paseo de la Reforma e irónicamente nunca he paseado. Lo más lejos que llegué fue al piso hace casi setenta años, cuando decidí aprovechar el escandalo del terremoto para largarme de este pedestal. ¿que pasó?, me ensarté en el suelo, la caída fue tan grave que un brazo se me desprendió y mi cabeza rodó. Mi intento de fuga sólo empeoró la situación, porque después de eso, me reconstruyeron y cimentaron con suficiente fuerza que no veo la posible manera de escapar nunca.

Aún con todo el sufrir por mi inmovilidad y estática, la perfecta rotonda sobre la cual estoy montada me ha enseñado que algo grande he de representar, porque también el sol es redondo y todo gira alrededor de él, como yo, el Ángel de la Independencia .

14 enero, 2018

ENCUERADO DE ENTRADA

Crowded. Todo el pinche día. La pulga en cuatro cuatro cinco Zara goza. Siempre así la veo: gozosa.

Ropa, polvo, mugre, ganchos, sol, frío, zapatos, billetes, vidrios, foquitos, cajones, sillas, banqueta, lentes, monedas, bolsas. En orden de aparición: mamá, Marla, Adriana, Wita, Kiki.

Sube todo y guarda lo demás. Dos maletas para San Martín y Dreamstonite, premio total. Diosidades que sí suceden. Mojarritos y mojarritas fritas. Luego a los cuatro Nezahualcóyotls de la chamarra de piel con estoperoles para Abbi así que Meliza Monaliza entonces Marleth, Chapis.

Casa y jardín y prende y apaga y como se va a ver en la noche y en donde irá la batería y las gentes. Y como prende y apaga. Las hojas crujientes y las mecedoras. La noria y el asador. El portal.

Baño y pantalones negros con camisa de cuadritos negros con rojo como toda la población humana que me rodea. Y chamarra de borreguito negro que me regalé porque no me atreví a vender porque era mucho para mí. Y me obsesioné con ella y en la venta inventaba precios exorbitantes para que nadie se la llevara. La separé una vez, preguntaron diez. Acabó donde nunca debió haber salido: mi cuerpo.

Boca roja, salmón ahumado, requesón, pan salido del horno de -obvio- Liliana. Jayge y betabel rostizado y mi pipí me sacó un pedo hoy y la cagada mañana.  Jícama, zanahorias, muffin de chocolate y pasas, té de honey vanilla. Agua coca light con muchos hielos.

Guillermo del Toro. Elisa y mostro. Y agua. Mojada. Humedad. Sueño húmedo como empieza. El zapato que se le sale. La soledad. Solitarios. Todos solos. Nadie con nadie. Verde, todo verde. Y en Mother! amarillo. Y retumbaba el color del benismo en el Cadillac. Y repito, me mojo. Justo la dósis exacta para no hartarme. Demasiado bien mamey con las manos voy a aplastar un circo con todo y enanos pos toy bien mamey, bien mamey, bien mamey estoy bien mamey. Canté cuando estaban en el piso despues de la pistola caliente las balas y todas esas mamadas: To die by your side, it's such a heavenly way to die porque creo que amar a la jeux d'enfants es la única puta manera de amar, pinches perros. Cemento. Es el entierro perfecto. Con cemento ¿con qué más?. Obvio la única que entendería de entierros sería la niña beta nina atún.

Y perra: sólo Nina hoy. Y perro: don Perale porque por ejemplo, camisa gris con letras negras y estrellas blancas de There's beauty in mistery de hace exactamente tres años nueve meses. Luna llena, super luna, eclipse solar, luna roja. Día triángulos y tatuaje pi.







05 enero, 2018

DE JACK Y SU REBELIÓN

Una estrella en la chompeta. Dientes chuecos y con espacios infinitos. Estrellas y tetas. Los beats y compañía. Haikus y cuadernos invisibles. 

Dinosaurios de straviski, algo de té, un sushi bar, pañoleta en cuello, un boxeador, un tomate, astronautas enchufados con un catéter cósmico a un río de sol, la radio, la verga es larga cual cola de gato, la solapa de su saco azul, la luna aluna a las vacas, las nubes, la garganta, los árboles, mi máquina de escribir, fantasmas celebrando: mariana.

Jack, Lawrence, Lucien, Phillip, Michael, Neal, Gary, Allen, 

Y nadie sabe para qué sirven los sueños.

Y NADIE SABE PARA QUÉ SIRVEN LOS SUEÑOS.

Y me gusta ser un personaje de tu vida porque es una vida realmente importante.


Y ME GUSTA QUE TODO EL TIEMPO ESCRIBAS HASTA CUANDO COGES.

CUATRO DEL UNO


Lloré, es real. Primer día del año que lloro. Una pendejada y así fue como cocine y me tragué las rodajas de tomate con queso feta y aceite de oliva al horno acompañados de unas coliflores también enaceitadas. 

Le mande mensaje a Marycris para enseñarle que case si existe en la literatura y que puede seguir en su error por siempre. Un día en su peda me dijo que todos los de Sabinas decíamos eso y no nos dábamos cuenta “estaba case Mariana”. Case lo ví por primera vez escrito en libro publicado por Random house, cuando la gran verga de Julián Herbert lo utilizó en uno de sus cuentos (el del bar, chingado, se me fue el pedo y no me puedo acordar, ah, ya, Boda romana. El manitas, el Manos, el Bebito y Ukro y las tías Conchis y Mary, etc. Buenerrimo relato, la verdad. Muy Monterrey de barrio).

De este cuatro de enero (hoy)  lo más trippy sin duda es que Babybebé escuchó eye in the sky en la tarde con su fiancé y yo llegué directo a subirme al cuarto a poner justo ese vinilo. Sí, existen miles albums que pudimos haber escuchado cada quien y esa puta coincidencia de una en un millón, tómala puto destino. No se que vergas me hizo agarrar ese puto vinilo y tomarle foto, subirla a mis redes y una urgencia de poner el ojo a rodar.

Mi valz, #firstdance diría María Isabel será if I saw you on my dreams, would I have you in my dreams tonite? L i v e you life on a merry go round. Who starts a fire just to let it go out? Es dreams tonite de alvvays y es de las pocas cosas que me traje cargando del 2k17 y que no pienso soltar. Se mete a la maleta y cargaré amorosamente con por el resto de mi vida. Y sí, así de comprometida estoy con la canción.

Y después sudores con las piñas, crucero crucero crucero, caribe caribe caribe. Y humble humble humble tres veces con coreografías diversas porque on my own no sabía ni por donde empezar y no tenía idea de cómo hacerle.

Apocalypse de cigarretes after sex twice. Dude que fuera mi canción para bailar en el vals pero nel, la lyric me desanimó, aparte sabemos que una vez que tienes La canción (if I saw you on the street) no la sueltas por nada del mundo.

Y después algo de eléctrico muy mueve bote también, pues porque Poni Sotomayor primera toma del video ahí sale papito mi rey ocupando toda la pantalla y mis papilas gustativas salivando al ver tremendo mangogo.

Mensaje de Jaxg o como se escriba que “oi no más este cumbión” y puta madre, pinche momento decisivo, así les contaré a mis amigos y alumnos, hijos y nietos: agarré mis chivas y subí al cuarto del terror. Donde se quedó impregnado mi jefe. El lugar más frío de mi hogar. El más doloroso. El más chingón.

War on drugs todas de lost in a dream. Red eyes, dissapering, suffering.

Se acabó y pink floyd porque las dos queríamos (ya a estas alturas llegó Babybebé a escuchar música conmigo. Cada una agarró su cel, su sillón y su laptop y solo ocasionalmente nos hablabamos).

I’ve become comfortably numb
hello? is there anymore in there?
open your heart im coming home
eye in the sky looking for you
Together we stand, divided we fall, fall, fall, fall

Can you show me where it hurts? otra vez porque una no es suficiente.

Cambio.

Piden Do I wanna know? Petición que viene incluida con cantos. 

Puta madre de tantos vinilos viejos que agarré que se me llenaron las manos de polvo, de mugre, de una capa delgada de como manteca de polvito grisaceo bastante viejo, huele a guardado, a encerrado y olvidado. Es lo que se va acumulando cuando llega el desecho, el desuso, el rincón de los recuerdos. Y pienso en el lugar de los deseos. 

-Se oye bien diferente en la compu wey (Baby, 2:51 a.m.)
-Ya se, mucho más verga en vinil (Yo, 2:51 a.m.)

-Va bien rápida, mucho más rápida. She’s a silver lining lone ranger riding though an open space (Baby, 2:52 a.m.)
-¿Cómo wey, en la compu va más lenta? Yo sólo lo he escuchado en acetato, la neta (Yo, 2:52 a.m.)

-Va super rápido, no te mames (Baby, 2:54 a.m.)
-Pero sólo esa ¿no? (Yo, 2:54 a.m.)

-Mamo a Alex Turner.
-Si, esta bien tripeante.

(No, no se me hace nada tripeante, un inventado más)

-Aparte su cara y su estilo, parece antiguo y no actual.
-Como de Grease, de esa época.
-Si, wey, chingos.
-Hasta trae siempre consigo su cepillito para acomodarse la greña.

-¿Cómo lo volteo? Quiero oír otra canción.
-Tal cual, quítale la pestaña para arriba, lo volteas, vuelves a poner la pestaña en el vinil.

You said you got to be up in the morning
Gonna have an early night
And you starting to bore me, baby
Why'd you only call me when you're high?

-Todas, todas están un poquito mas rápidas. Esta más rápido. Te mamaste, mucho más. Ya había oído esa canción en videos en vivo más rápido pero esa se mamó, es la más rápida de todas.

Snap
out 
of 
it.

-Es que esta demasiado padre. Ahorita esta de moda el Foe.
-¿Que es el foe?.
-¿Cuál es el de Arcade Fire?.
-El el el.
-El del efecto raro.
-¿Cómo se dice?

-¿El que dice The reflektor?. En la vida he escuchado Arcade Fire.
-Esta verguisima.
-Osea sí, pero I don’t know.
-De lo actual, de lo moderno, de lo que se usa ahorita es de mis favoritos. Aunque sacaron álbum nuevo y no me gustó tanto. Dime que es el foe wey.
-Foil pendeja, aluminio.
-Ah, foil.


Here comes the night time, I found my self again.

26 diciembre, 2017

LOVE PHASES ¿OR FACES?

My first manifestation of love it was, naturally “I’ll die for her”.  You probably have heard about it thousand times “I’ll give my life for you, no second doubts”. If it takes my life in order to her to live, kill me now. God, take my life but let her live.

Probably a time after that, I change my feelings for something I guess, more romantic. It was The Smiths love declaration that I think, suits to many of you: to die by your side is such a heavenly way to die. Do I have to explain it? Here we go: I’ll take that bottle of pills with you. It will be amazing to die under buildings in the next earthquake. I don’t mind dying today if you are the one who kills me and then fomites suicide. Let’s sleep together, forget to turn off the oven and die from intoxication. You name it. The deaths are endless. Anyhow, anytime, but at the same moment as you. That kind of love.


But,  well, love changes. It’s a metamorphosis and you don’t control and don’t choose how to feel and how to react. My actual kind of love? Well, I would definitely kill for her. 


In words of Sabina “The killer knows more about love than the poet”

SÁQUENME DE AQUÍ

Me siento de la verga por la decisión que tomé hoy, más bien por la postura. Puede decirse que fue una decisión porque uno decide como ser, qué defender, en quien creer y cómo pensar. Y todo eso trae consecuencias y refleja lo que eres. ¿Quién soy?. Sáquenme de aquí.

Me fui de un lado que naturalmente no me habría ido pero todo fue por amor. Échenle a él la culpa. Me cegó bien cabrón y me nubló la vista, la noción y el sano juicio.

Ya vez que dicen que los enamorados son los que cometen las peores pendejadas y son los que siempre la están cagando. Hay un estudio que asegura que los enamorados son igual de peligrosos e inútiles que los borrachos. Qué joda andar todo el puto día pedo. A eso te atienes con el amor. Pero es muy necesario, siempre.

Y repito, no es que me este quejando de lo que pensé y defendí y que sigo creyendo porque ciegamente creo en lo que él hace y en lo que dice. Eso que él profesa es mi himno y constitución. Mi mapa y mi acordeón.


Me siento totalmente encerrada en la canción de Gloria Trevi “Le creo”. Sáquenme de aquí.